logo loader

La sociedad gijonesa

Gijón fue y es una ciudad muy asociativa. Cualquier disculpa es buena si se trata de gijonesas y gijoneses reunidos en un ocio creativo. Cualquier excusa en buena para compartir. Entendiendo que eso de compartir era y es positivo para todos. 

Los fotógrafos gijoneses reflejaron grupos de ciudadanos que entendían que poco hay más grato que ocupar espacios de libertad en común. Unidos, por ejemplo, ante el deporte (Deporte es el primer apellido de Gijón), con el Sporting como icono pero con multitud de muestras de deporte popular. Siempre tomando la calle, las calles de Gijón son de todas y todos.

Pequeños comercios, sociedades culturales o la misma vía pública convertida en centro social y de diálogo. Deportes, bailes, bares y cafés, teatros, cines y festejos de todo tipo con imágenes de grupos familiares, fotos de compromiso cultural y político, y también memoria visual de trágicos tiempos bélicos.

Gijón sobresale por su notable espíritu asociativo. En estas fotos de la ciudad burguesa y de la ciudad obrera gijoneses y gijonesas dan la cara, al aire libre y bajo techo. Siempre entendiendo que colaborar en experiencias comunes con otros vecinos es de beneficio mutuo. En Gijón la cultura y el ocio son cosas para compartir con otros. Estar rodeadas y rodeados de gente tiene efectos positivos.

La sociedad gijonesa cambió sobre todo con la industrialización, que supuso la llegada a Gijón desde la mitad del siglo XIX de técnicos expertos en vidrio procedentes de países como Suiza y Francia. Pocos eran ingleses, aunque en Gijón se popularizó la expresión “trabajar para el inglés” como sinónimo de trabajar, con poca paga, para el extranjero.

Ya en el siglo pasado llegaron a Gijón, del resto de Asturias y de muchos lugares de España, trabajadores que enseguida fueron gijoneses “de toda la vida”. Lo mismo que ya lo eran apellidos como Truan, Catrain, Hurlé, Vincelle, Vinck, Dizy o Hulton.

Dos de los lugares más emblemáticos de ese Gijón colectivo y mestizo son la playa de San Lorenzo y el barrio de Cimavilla, situado este en el origen de la ciudad, en el cerro de Santa Catalina.

Son sin duda los lugares más presentes en la historia de la fotografía gijonesa. Desde San Lorenzo (el sol) hasta Santa Catalina (la luna), del día al sol, de la luz a la oscuridad.

La sociedá xixonesa

Xixón foi y ye una ciudá mui asociativa. Cualquier sida ye bona si se trata de xixoneses qu’aconceyen nun ociu creativu. Cualesquier escusa ye bona pa compartir. Entendiendo qu'eso de compartir yera y ye positivo pa tol mundu.

Los fotógrafos xixoneses reflexaron grupos de ciudadanos y ciudadanes qu'entendíen que poques coses hai más prestoses qu'ocupar a comuña espacios de llibertá. Xuníos, por exempu, énte'l deporte (Deporte ye'l primer apellíu de Xixón), col Sporting como iconu pero con bien d'amueses de deporte popular. Siempre tomando la cai, les cais de Xixón son de toes y toos.

Comercios pequeños, sociedaes culturales o la mesma vía pública convertida en centru social y de diálogu. Deportes, bailles, chigres y cafés, teatros, cines y festexos de toa triba con imáxenes de grupos familiares, semeyes de compromisu cultural y políticu, y tamién memoria visual de tráxicos tiempos bélicos.

Xixón rescampla pol so espíritu asociativu bien bultable. Nestes semeyes de la ciudá burguesa y de la ciudá obrera, los y les xixoneses dan la cara, al albentestate y a techu. Entendiendo siempre que collaborar n'esperiencies comunes cola vecindá ye de beneficiu mutuu. En Xixón la cultura y l'ociu son coses pa compartir colos demás. Tar arrodiaes y arrodiaos de xente tien efeutos positivos.

La sociedá xixonesa camudó sobremanera cola industrialización, que dende la metá del sieglu XIX supunxo la llegada a Xixón de téunicos espertos en vidriu procedentes de países como Suiza y Francia. Pocos yeren ingleses, anque en Xixón popularizóse la espresión “trabayar pal inglés” como sinónimu de trabayar, con poca paga, pal estranxeru.

Yá nel sieglu pasáu aportaron a Xixón, vinientes del restu d'Asturies y de munchos llugares d'España, trabayadores que fueron aína xixoneses “de tola vida”. Lo mesmo que yá lo yeren apellíos como Truan, Catrain, Hurlé, Vincelle, Vinck, Dizy o Hulton.

Dos de los sitios más emblemáticos d'esi Xixón coleutivu y mestizu son la playa San Llorienzo y el barriu de Cimavilla, asitiáu esti nel orixe de la ciudá, en L’Atalaya o ‘Cerru de Santa Catalina’.

Son ensin dulda los llugares más presentes na historia de la fotografía xixonesa. Dende San Llorienzo (el sol) hasta Santa Catalina (la lluna), del día al sol, de la lluz a la escuridá.


  GIJÓN DEL ALMA