logo loader

Gijón Industrial

En el año 1856, cuando Gijón y la cuenca minera del Nalón quedaron unidos por el cordón umbilical metálico del Ferrocarril de Langreo, el concejo tenía unos 23.000 habitantes. Al comenzar el siglo XX la población de Gijón ya era de casi 48.000 personas y en 1970 llegó a 188.000, entre otras cosas por la puesta en marcha de la factoría siderúrgica de UNINSA.

Ese crecimiento exponencial de los habitantes desde mitad del siglo antepasado convirtió a la villa gijonesa en uno de los pilares de la industrialización de España. Junto con Bilbao y Barcelona.

Establecida por el Estado en Cimavilla, en 1843, la Fábrica de Tabacos fue la primera gran factoría que abrió el camino a la formidable industrialización de un Gijón que había comenzado el siglo siendo poco más que un puerto pesquero.

La carretera Carbonera, la llegada del Ferrocarril de Langreo y la ubicación de la villa a orillas del Cantábrico, que posibilitaba la ampliación de su puerto viejo, fue el banderín de enganche para que sociedades mercantiles de dentro y fuera de España y emprendedores con apellidos locales y forasteros eligieran establecer sus actividades industriales y mercantiles a los pies del cerro de Santa Catalina, la peña fundacional de la villa y puerto. Sin olvidar a la legión de hombres y mujeres que fueron la mano de obra imprescindible para que funcionasen las máquinas.

El desarrollo industrial fue desde entonces colosal y, en palabras del gijonés Ramón María Alvargonzález Rodríguez, catedrático de la Universidad de Oviedo, Gijón se convirtió en la “ciudad-taller”, en la que tanto se construían grandes barcos de cascos de hierro y acero, como el pequeño abrelatas “El Explorador Español”, una de las joyas del diseño industrial de la nación.

Sería extensísima la lista de empresas que se radicaron en la ciudad y sus contornos a partir de mediados del siglo XIX. Añadamos también a entidades financieras locales como el Banco de Gijón o el Banco Minero Industrial de Asturias, esenciales para financiar el desarrollo empresarial. Basta señalar que hubo razones sociales implicadas en sectores como el minero, la siderurgia, los transformados metálicos, la industria naval, consignación de buques, materiales para la construcción, madera, vidrio, loza, cerámica, gas y electricidad, textil, artes gráficas, industria química o alimentación. Por ejemplo, Gijón fue una potencia nacional en el ramo de los chocolates.

Las fotografías dejaron testimonio de una mínima pero reveladora parte del Gijón industrial y comercial que, en su mejor época, era conocido como “el chiquito Londres”. Una definición sin duda merecida, aunque alguien piense que sea fruto del tradicional grandonismo local.

Xixón Industrial

Nel añu 1856, cuando Xixón y la cuenca minera del Nalón quedaron xuníos pol gordón umbilical metálicu del Ferrocarril de Llangréu, el conceyu tenía unos 23.000 habitantes. Al entamar el sieglu XX la población de Xixón yera yá de casi 48.000 persones y en 1970 llegó a 188.000, ente otres coses pola puesta en marcha de la factoría siderúrxica d’UNINSA.

Esi crecimientu esponencial de los y les habitantes dende la metá del sieglu XIX convirtió a la villa xixonesa nuna de les pilastres de la industrialización d'España, xunto con Bilbo y Barcelona.

La Fábrica Tabacos, establecida pol Estáu en Cimavilla en 1843, foi la primer gran factoría qu'abrió'l camín a la tremenda industrialización d'un Xixón qu’entamara’l sieglu siendo poco más qu'un puertu pesqueru.

La carretera Carbonera, la llegada del Ferrocarril de Llangréu y l'allugamientu de la villa a la vera’l Cantábricu (lo que facía posible l'ampliación del puertu vieyu) fueron el reclamu pa que sociedaes mercantiles de dientro y fuera d'España y emprendedores con apellíos locales y foriatos escoyeren establecer les sos actividaes industriales y mercantiles al pie de L’Atalaya, la peña fundacional de la villa y el puertu. Ensin escaecer a la lexón d'homes y muyeres que fueron la mano d'obra imprescindible pa que les máquines funcionaran.

D’entós p’acá, el desarrollu industrial foi estraordinariu y, en palabres del xixonés Ramón María Alvargonzález Rodríguez (catedráticu de la Universidá d'Uviéu), Xixón camudó en “ciudá-taller”, na qu’igual se construyíen barcos grandes con cascos de fierro y aceru, como’l pequeñu abrelates “El Explorador Español”, una de les xoyes del diseñu industrial de la nación.

Sedría bien llarga la llista d'empreses que s’asitiaron na ciudá y la so contorna a partir de mediaos del sieglu XIX. Hai qu’añadir tamién a les entidaes financieres locales como'l Bancu de Xixón o'l Bancu Mineru Industrial d'Asturies, esenciales pa financiar el desarrollu empresarial. Ye abondo con señalar qu'hubo razones sociales implicaes en sectores como la minería, la siderurxa, los tresformaos metálicos, la industria naval, el conseñamientu de buques, los materiales de construcción, la madera, el vidriu, la lloza, la cerámica, el gas y la electricidá, el testil, les artes gráfiques, la industria química o l’alimentación. Por exemplu, Xixón foi una potencia nacional nel ramu de los chicolates.

Les semeyes dexaron testimoniu d'una -mínima pero reveladora- parte del Xixón industrial y comercial que, nos meyores años, yera conocida como “la pequeña Londres”. Una definición ensin dulda merecida, magar que dalguien piense que seya cosa del tradicional grandonismu local.


  INDUSTRIA