logo loader

La ciudad de Gijón

En el año 1782 Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 1744- Puerto de Vega, Navia, 1811), presentó ante el Ayuntamiento de Gijón su Plan de Mejoras. Un ensanche ilustrado sin duda.

Jovellanos planteaba ampliar el muro de San Lorenzo -entonces llegaba hasta, más o menos, La Escalerona actual- y construir un muro que defendiese a la villa de las acometidas del Cantábrico, además de la desecación de las ciénagas que existían en lo que llamamos El Humedal.

Siguiendo su Plan de Mejoras ese mismo año de 1782 se construyó una puerta de la villa en la que hoy es la plaza del Seis de Agosto. Esa Puerta de la Villa sustituía a la antigua que estaba hasta entonces en el arenal de la Trinidad, aproximadamente donde comienza la calle Corrida.

El ensanche jovellanista tenía como eje la actual calle del Instituto y como otras vías principales calles como Corrida, Moros y San Bernardo. Las ideas de Jovellanos sobre cómo debía extenderse la ciudad son la base fundamental de cómo es el plural Gijón actual. 

La historia de la memoria visual de Gijón nos muestra las calles y las plazas de la ciudad con todo su trajín, y con toda su soledad.

La primera expansión urbana fue hacia el este, el ensanche de La Arena comenzó su historia a partir de 1850. Luego la costa occidental fue reservada a espacio industrial con la instalación ya a comienzos del siglo pasado de muchas fábricas y astilleros en El Natahoyo y en La Calzada, mientras las zonas de La Guía y Somió quedaban libres de humos para pasar a ser residencia de parte de la burguesía y para espacios de ocio como los merenderos.

Con seguridad todas las vías de una población no adquieren pleno significado hasta que llevan un nombre que las distingue de las de al lado, hasta que dejan de ser un camino sin nombre.

Cada población refleja en los nombres de sus calles su historia, y en el caso de Gijón su historia industrial, marinera, religiosa y su memoria social. Conocer la historia de Gijón mediante sus fotografías ayuda a no sentirnos extraños en nuestra propia ciudad.

La ciudá de Xixón

Nel añu 1782 Gaspar Melchor de Xovellanos (Xixón, 1744 – Veiga, Navia, 1811), presentó énte’l Conceyu de Xixón el so Plan de Mejoras: un enanche claramente ilustráu.

Xovellanos plantegaba ampliar el Muro de San Llorienzo –daquella llegaba hasta, más o menos, La Escalerona actual- y construyir un muru que defendiera la villa de les acometíes del Cantábricu, amás d’ensugar les llamargues qu’había no que se conoz como L’Humedal.

Siguiendo’l so Plan de Mejoras, esi mesmu añu 1782 construyóse una puerta de la villa onde ye anguaño la plaza’l Seis d’Agostu. Esa Puerta de la Villa sustituyía a l’antigua qu’había hasta esi momentu nel arenal de la Trinidá, más o menos onde entama la cai Corrida.

L’ensanche xovellanista tenía como exa l’actual cai del Institutu, amás d’otres víes principales como la cai Corrida, Los Moros y San Bernardo. Les idees de Xovellanos sobre cómo había crecer la ciudá son la base fundamental de cómo ye’l Xixón plural d’anguaño.

La historia de la memoria visual de Xixón amuésanos les cais y les places de la ciudá con tol xaréu… y con tola soledá.

La primer espansión urbana foi pa contra l’este, l’ensanche de L’Arena empecipió la so historia alredor del añu 1850. Depués, la costa occidental reservóse pa espaciu industrial cola instalación yá a principios del sieglu pasáu de munches fábriques y astilleros n’El Natahoyo y en La Calzada, al tiempu que les zones de La Guía y Somió quedaben llibres de fumu pa pasar a ser residencia de parte de la burguesía y pa espacios d’ociu como los merenderos.

Paez claro que toles víes d’una población nun consiguen un significáu plenu hasta que lleven un nome que les distingue de les d’al llau, hasta que dexen de ser caminos ensin nome. 

Cada pueblu reflexa la so historia nos nomes de les cais, y nel casu de Xixón tán nelles la historia industrial, marinera, relixosa y la so memoria social. Conocer la historia de Xixón pente medies de les sos fotografíes ayuda a nun sentinos estrañes y estraños na nuestra propia ciudá.


  LA CIUDAD